La acción puede ser transformación o no

Es la principal ingenuidad en un gran número de técnicas terapéuticas, tanto psicológicas como corporales.

El pensamiento chino nos lleva a clarificar en que se diferencia la transformación de la acción. Los dos términos, de hecho, pueden ser opuestos.

De la acción se diría:

1) que es momentánea – aunque este momento puede ser largo (quizás años, como la guerra de Troia);

2) que es local: ocurre aquí y ahora, hic et nunc;

3) que se refiere explícitamente a un tema, que puede ser colectivo: nosotros, los aquellos, bajo los muros de Troia…

Como es momentánea, local y reenvía a un Yo-sujeto, la acción se desmarca del curso de las cosas.

De la transformación, en cambio, se puede decir que:

1) que no es local, sino global: para transformarse se contempla todo el conjunto;

2) que no puede ser momentánea, se prolonga en el tiempo: es progresiva y contínua, precisa siempre de un desarrollo, dicho de otra forma es un proceso.

3) que no se refiere a un determinado tema sino que actúa discretamente por medio de la influencia, tiene un registro amplio, significativo y penetrante.

La transformación, entonces, no se ve. Se perciben sólo los resultados. No se ve la maduración del fruto, sin embargo, un día se ve que está maduro, a punto de caer.

F. Jullien

Del libro Tratado de la eficacia

Fuente Natalie Foss

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s